Aprende a dibujar con el lado derecho del cerebro

“He aprendido que lo que no he dibujado jamás lo he visto realmente, y que cuando empiezo a dibujar una cosa corriente me doy cuenta de lo extraordinaria que es, un auténtico milagro.”

Frederick Franck, The Zen of Seeing, 1973

No quiero limitarme solamente a subir mis trabajos al blog,  ya que cuando lo creé en un principio, me propuse hacer una recopilación de diferentes recursos que pudieran servir de ayuda a la hora de diseñar o incluso dibujar. En este post os presento un buen libro, de dibujo y algo más, el cual conocía con anterioridad y que tuve la suerte de encontrar en la Biblioteca Municipal de Ferrol hace unos días. “Aprende a dibujar con el lado derecho del cerebro”, de Betty Edwards, plantea la posibilidad de que cualquier persona puede ser capaz de aprender a dibujar si tiene interés y dedicación. La autora, especializada en la relación entre el dibujo y los procesos cognitivos de los dos hemisferios cerebrales, pretende que el lector acceda “al lado derecho del cerebro” o modalidad D, siendo esta la modalidad visual y perceptiva. De esta forma se puede aprender a ver, algo fundamental a la hora de representar la realidad y dibujarla. A lo largo del libro se proponen ejercicios basados en dos principios organizativos:

1. Enseñar al lector cinco habilidades parciales básicas de dibujo (percepción de contornos, espacios, relaciones, luces y somras y totalidad o forma).

2. Proporcionar unas condiciones que faciliten los cambios cognitivos a la modalidad D, la modalidad del pensamiento/visión especializada en el dibujo.

Espero ir haciendo esos ejercicios e ir subiéndolos cuando los vaya terminando. Si alguien está interesado en el dibujo, este libro es sin duda la mejor referencia que puede tener para empezar a hacerlo.

David

Anuncios

Monkey Face

Estaba en la playa, antes de ayer, y me acordé de que había llevado la libreta y unos grafos. Últimamente siempre la llevo, me gusta hacer cualquier garabato porque al final acaba saliendo alguno que tenga sentido. Saqué la libreta y miré alrededor. Había arena, mar y gente. Entre la gente me fijé en que alguien estaba sentado de la misma forma que la imagen de arriba y me puse a dibujarlo de forma libre, sin ajustarme mucho a las proporciones. Al principio no le hice esa cara. La cara de mono se me ocurrió al llegar a casa.

La ilustración está hecha partiendo de un boceto a lápiz, al ampliar la imagen se pueden ver líneas de lápiz y la textura del papel, después la escaneé y le puse color con Photoshop CS4. Lo que es la playa está hecha de forma improvisada sin ninguna referencia. Tengo que reconocer que no sabía como poner color a dibujos escaneados y debo agradecer a HNDZ por habérmelo explicado en locosporelarte.mundoforo.com.

David

Instante

Porque cada instante se deshace entre los dedos y no vuelve.

Después de unos días de inactividad, días verdaderamente agobiantes por el calor, ayer de noche necesitaba dibujar algo. Yendo a correr volví a escuchar una canción llamada Demasiadas Veces Muerto, de Dolcce Rotta, en la cual dicen la frase que utilicé en el dibujo. Esa frase fue una referencia para mí a lo largo de estos cuatro últimos años y la verdad, es que creo que gana certeza cada año que pasa. Es tan fugaz cada instante, cada momento, que a veces puedo sentirlos, deshaciéndose entre mis dedos, como despidiéndose para no volver.

El dibujo está hecho a lápiz, 4H y 3B, tomando mi propia mano como referencia, la derecha, con la que lo dibujé, así que tuve que ir parando para mirarla y luego dibujarla. Para difuminar volví a utilizar difumino y para el fondo, además de difuminar le di unas pinceladas con un pincel de acuarela y agua para darle un toque grunge. Decidí hacerle un pequeño recorte con Photoshop, el resto está tal y como salió después de escanearlo. Para verlo más grande, podéis hacerlo pinchando aquí. Ahora os dejo con la canción de Dolcce Rotta, Demasiadas Veces Muerto.

David

Summer

Hará como cuatro años que me regalaron el lienzo que veis arriba y como muchas otras cosas lo dejara olvidado en un cajón. Quizá más por miedo a no saber qué o cómo hacer que por pereza. Pasado un tiempo me propuse hacer algo, pero sólo fue la motivación de un día y lo volví a olvidar con unas cuantas pinceladas sobre un fondo blanco. Hoy me levanté, después de tanto tiempo con la intención de acabarlo, de hacer lo que fuera para no volverlo a ver colgado en la pared, con esas pobres pinceladas y un tímido boceto a lápiz. Esta vez lo acabé, el primero que hago pero seguro que no el último.

Está hecho con pintura acrílica sobre un lienzo de 24×30 centímetros. Lo llamé “Summer” por los colores que elegí para hacerlo, en representación del verano y de todas esas puestas de sol que alguna vez hemos fotografiado. Para empezarlo partí de una paleta de colores que creé en Colourlovers.com y que fui variando de forma improvisada sobre la marcha para practicar sobre todo la mezcla de colores. Por desgracia, el brillo que se ve en el centro, es el inevitable flash de la cámara. Para verlo con más resolución haced click aquí. No sé si está bien o mal, pero por lo menos sé que está y que tengo mucho tiempo para seguir aprendiendo.

David