El niño que creció demasiado rápido

A veces pienso que todo lo que he vivido ha pasado demasiado rápido. Un pestañeo es lo que vivimos, un tesoro lo que recordamos. Hablo de esa impresión que tengo de cómo el tiempo se evapora. Probablemente esa impresión es más abrumadora porque no recordamos cada día de nuestras vidas, sólo momentos puntuales. Estoy seguro de que no me pasa a mí sólo, y que muchos y muchas os sentiréis igual. Quién no ha dicho alguna vez… ¡Cómo pasa el tiempo!

Al ver la foto del señor que aparece en la ilustración, una foto que saqué hace un año en A Coruña, pensé, en qué estaría pensando este señor en ese momento, sentado solo en un banco. A lo mejor en su pasado. Se recordaba cuando era un niño y jugaba al escondite, o quizá no pudo jugar, tal vez necesitó trabajar por culpa de una guerra. En su primer beso o su primera novia. No lo sé con certeza, podría ser cualquier cosa, pero de lo que sí estoy seguro es que pensó haber crecido demasiado rápido. Por eso lo llamé “El niño que creció demasiado rápido”, porque quizá siga él siendo un niño y seamos nosotros los que lo vemos como un anciano.

El dibujo está hecho totalmente a mano en el Moleskine, con tinta, y el color con lápices de madera. Después lo escaneé y utilicé Photoshop para hacer el fondo y el texto. En este enlace podéis verlo algo más grande. Para acompañar la imagen os dejo una canción que personalmente me gusta mucho y tiene bastante que ver con la idea principal de la ilustración. Enrique Bunbury, “Porque las cosas cambian”. Un saludo y hasta la próxima.

David

Jean-Paul Sartre ilustración

El hombre está condenado a ser libre, condenado, porque no se ha creado a sí mismo, y libre, porque una vez arrojado al mundo es responsable de todo lo que hace.

“El existencialismo es un humanismo”, Jean-Paul Sartre

Uno de esos dibujos que hago antes de acostarme, en la cocina, para mantenerme activo. Esta vez le tocó a Jean-Paul Sartre, uno de los filósofos que más admiro y que más me ha hecho pensar. Supongo que este mundo no sería lo mismo sin gente que lo pensará ni tratara de buscar respuestas a nuestra caprichosa existencia. Y aunque no encontremos las respuestas que buscamos, tal vez nos encontremos un poco a nosotros mismos en esa incansable búsqueda. El dibujo está hecho tomando como referencia la portada de un libro que tengo de Sartre llamado “La Náusea”, el cual os recomiendo que leáis si os interesa el tema del existencialismo, en la que su cara aparece partida en dos. Yo elegí el lado derecho porque era más grande y me daba para dibujar más. La tipografía que se ve está puesta digitalmente con el Photoshop y en ella pone “JEANPAULSARTRE“. Podéis ver la ilustración, más grande, aquí. Por hoy nada más, a ver si mañana me da tiempo a subir alguno de los trabajos que tengo a medias. Un saludo.

David

Ella

Amar es reconstruir cuando te alejas, tus pasos, tus silencios, tus palabras.

Verso de “Amor condusse noi ad una morte” de Xavier Villaurrutia

Últimamente no paro de hacer cosas, no sé si más porque me gusta o porque lo necesito, pero qué importa, como decía Picasso, mejor que la inspiración nos coja trabajando. Esta ilustración es algo de lo último que hecho. Es un dibujo a lápiz de mi novia, qué mejor modelo que ella, que nunca se queja. Está hecho en el Moleskine sketchbook, partiendo de una foto que le había hecho en Doniños. El dibujo está íntegramente hecho a lápiz, el color lo apliqué digitalmente con Photoshop y el fondo es una fotografía de una textura que encontré por internet, aunque no recuerdo ni en dónde. Quería que fuera algo sencillo, natural, de ahí los trazos finos del lápiz sin una excesiva carga de grafito en las líneas de sombra. Podéis verlo más grande aquí.

Aprovechando la inspiración iré subiendo más cosas que vaya acabando, hasta entonces, me despido con una canción de Rogue Wave, “Eyes”. Un saludo.

David

Hope

Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano.

Martin Luther King

No es fácil tener esperanza hoy en día. Todos sabemos el por qué. Tal vez no sólo no sea fácil ahora, tal vez nunca lo fue. A mí hay veces que se me olvida esa esperanza, pero es entonces cuando miro a los míos, sobre todo a los más pequeños, y me la recuerdan. Porque aunque parezca que está escondida, ellos siempre la acaban encontrando. En una sonrisa, en una mirada de inocencia o en un futuro lleno de posibilidades. A veces también pienso en lo mucho que me queda por aprender de ellos y lo mucho que necesito olvidar de mí.

Mirando en la carpeta de fotografías vi una de mi sobrino jugando en la arena de la playa. Al verla me recordó lo pesimista que soy a veces, la esperanza que en ocasiones no tengo y me inspiró para hacer algo. Utilizando esa foto de mi sobrino como modelo, lo pinté con acuarela y escribí “hope”, esperanza en inglés. Quizá él sólo pasaba por allí y vio una parte de ella, por eso se agachó para desenterrarla inocentemente sin saber que esa esperanza nunca había estado enterrada.

Está pintado en un Moleskine Watercolor A4, y aunque aquí la imagen se ve algo pequeña, podéis ampliarla haciendo click aquí. Lamentablemente, tampoco se puede llegar a ampliar todo lo que me gustaría para poder ver la textura del agua y del color en el papel. Mientras desentierro mi esperanza, os dejo con una versión de “Stand” de Donnie McClurkin cantanda en la serie-musical “Smash” que seguro que me ayuda a hacerlo.

David

Bluebird

There’s a bluebird in my heart that

wants to get out

but I’m too tough for him,

i say, stay in there, I’m not going

to let anybody see

you.

Extracto de “Bluebird”, de Charles Bukowski

Me llevaba bastante tiempo rondando la idea de hacer un homenaje al poema Bluebird, no sólo por lo que lo admiro, sino también por lo identificado que me siento con él al leerlo. “Bluebird” pertenece a ese gran poeta y escritor llamado Charles Bukowski, poeta que al que ya he citado en alguna ocasión en este blog, pero no me canso de leer más y más sobre él. Os aconsejo que leáis el poema en inglés y su traducción, como podéis hacer aquí. La realización de este diseño se debe a esa necesidad de materializar ese sentimiento que, en mi opinión, intenta transmitir Bukowski, sentimiento que casi con toda seguridad está presente en cada uno, en mayor o menor medida. Porque todos tenemos un “pájaro azul” en nuestro corazón al que no dejamos salir. Ese yo interno reprimido por un mundo que nos dice cómo, cuándo y dónde debemos vivir, cómo debemos ser. Es nuestra inspiración, nuestra libertad y nuestra pasión más desbocada. En un mundo en el que cada vez somos más parecidos a marionetas que a personas, deberíamos pararnos a escuchar a nuestro “pájaro azul”, evitando su tristeza, dejando que salga a volar cada vez que quiera. No es fácil llegar a ser lo que uno quiere, pero parece que no lo es tanto si uno es consciente de que tiene la posibilidad de llegar a serlo.

Tomándome como referencia a mí mismo, he representado el “pájaro azul” como esa inspiración personal, esa libertad y esa pasión que antes comentaba. Como contraposición ese brazo apuntando directamente a mi cabeza, no quizá voluntariamente, sino forzado por las normas y pautas que rigen la sociedad actual que me obligan a reprimir a mi “pájaro azul”, pero no os preocupéis, *a veces lo dejo salir cuando todos duermen, le digo, sé que estáis ahí, así que no estés triste.

Sobre la técnica con la que he realizado el diseño, he de decir que está hecho totalmente con Photoshop. En este enlace podéis verlo con más detalle. Os dejo con algo que merece la pena, al propio Bukowski recitando este poema.

David

Blind

Creo que no nos quedamos ciegos, creo que estamos ciegos, ciegos que ven, ciegos que viendo, no ven.

José Saramago

Después de una larga pausa, vuelvo a subir algo. Lo necesitaba, no tanto el subirlo como hacerlo. Me gusta ir en tren, sobre todo porque el viaje se me pasa muy rápido si voy dibujando. Del último viaje salió la imagen que véis. Una combinación de acuarela y tinta en el Moleskine y posteriormente editado en Photoshop. Soy yo, dibujándome, tomando como referencia el reflejo del cristal de encima de los asientos, donde van las maletas. Me gusta ese acabado sucio, con líneas entrecortadas. Le llamé “Blind”, porque ahora veo lo ciego que estuve. Tal vez como vosotros os habéis sentido en alguna ocasión, porque aunque tenemos la capacidad de ver, casi nunca somos capaces de observar, dejando pasar ante nuestros ojos cosas que nunca podremos volver a ver. Por eso, a modo de redención le dedico este dibujo al “haber abierto los ojos”. En este link podéis ver el dibujo a mayor resolución. Ahora mismo estoy en una etapa bastante productiva, en lo que se refiere sobre todo al dibujo, por lo que iré subiendo más cosas a medida que las vaya acabando, espero que pronto. Nada más por hoy, un saludo y bienvenidos, de nuevo.

David

What am I

What am I, after all, but a child pleas’d with the sound of my own name?

(¿Qué soy, después de todo, más que un niño complacido con el sonido de mi propio nombre?)

Extracto de “What am I, After All?” de Walt Whitman

Después de tanto tiempo, por fin desempolvé la tableta gráfica y decidí volver a hacer algo con ella. La imagen que veis arriba es el resultado. La idea partió de un boceto a lápiz que tenía hecho en el Moleskine, idea que iría tomando forma hasta convertirse en lo que es. Haciendo click aquí podéis verlo a mayor resolución. Le llamé “What am I?”, por haber utilizado un extracto del poema “What am I, after all?” del poeta Walt Whitman en la temática del diseño, porque quería que fuera algo personal,  y la frase dice mucho, de mí y de todos. Y es que nunca nos dejamos de preguntar quiénes somos aún cuando creemos saber la respuesta. Quizá nunca lo sabremos con certeza, pero lo que sí es seguro es que sabemos que somos, que soy, en el sentido físico de la existencia, aquí y ahora, y que me lo recuerdan cuando vuelvo a oír mi nombre, extasiado, como un niño, al saber que hay gente que sigue contando conmigo. No te culpo ego, ni tú lo culpes tampoco, porque somos nombres, pero ser un nombre es tan poco.

David