Retrato de mi madre óleo

Después de una pausa de varios días, hoy subo otro trabajo que tenía acabado. Es un retrato a óleo sobre lienzo de mi madre, de 33×24 centímetros. Hacía ya más de año y medio que no pintaba con óleo, desde aquel candado sobre fondo rojo, y jamás había pintado un retrato ya que lo que subí de mi padre es posterior a este. Después de hacerlo, bajo mi mirada, le veo fallos bastante evidentes, pero me daré un respiro por hacer tanto tiempo desde la última vez. He intentado igualar el color para que se pareciera todo lo posible a cómo está el cuadro, pero siempre es mejor verlo físicamente. Sobre el cuadro, elegí a mi madre, se lo merecía, tantos años aguantándome y apoyándome en todo, sobre todo en esto. La foto que escogí no era una foto en la que saliera sonriendo, ni triste. Realmente no sé por qué la escogí, supongo que de alguna forma siempre me gusto su expresión en ella. El inconveniente de la foto era el “flash”, que siempre varía el tono de la piel, dándole un tono antinatural, pero aún así me decidí a pintarla. Podéis ver la imagen ampliada en este enlace, donde se aprecia mejor la textura del lienzo y de la pintura. Ahora toca seguir practicando y practicando con óleo, ya que junto al dibujo a lápiz, es la técnica que más me gusta, pero esto, como muchas otras cosas, a veces se me sigue olvidando.

Sigo haciendo cosas, bastantes a decir verdad, que a medida que vaya acabando las iré subiendo, así que por hoy me despido con una canción que muchos conoceréis y que yo en particular tengo entre mis favoritas. Me recuerda a esa gente que pase lo que pase, sigue ahí, que nunca se levantaría y se alejaría de mi, gente, de la que siempre tendría un poco de ayuda. Woodstock del 69′, Joe Cocker, y ese increíble cover de “With a little help from my friends”.

David

Boceto de mi padre óleo

Casi sin haber pasado un día después del último post, vuelvo a subir otra cosa. En esta ocasión traigo un boceto rápido de un retrato de mi padre. Está hecho en el Moleskine sketchbook a óleo, y me habrá llevado unos cuarenta minutos aproximadamente. Hacía mucho tiempo que no pintaba nada a óleo, por lo menos un año y medio, y nunca había hecho un retrato. Este es el segundo que hago, el primero ha sido de mi madre en un lienzo y lo subiré en los próximos días, ya que aún tiene que secar por completo la pintura. Lo importante es que por fin he superado ese “miedo” que tenía a la hora de ponerme a pintar con óleo y he vuelto a reafirmar que, además del grafito, es la técnica que más me llena. No me quería centrar en detalles, ni hacer una copia exacta de lo que estaba pintando, de hecho esto último no quiero hacerlo en ningún trabajo, si no hacer un estudio general, jugar con diferentes tonos de la piel y sobre todo con colores fríos y cálidos. Si queréis ver la imagen más grande, como siempre, podéis aquí. Por el respeto que le tengo, lo mucho que lo quiero y por todo lo que me ha enseñado y me queda por aprender de él, hoy va por ti.

David

Candado Rojo Óleo

Óleo sobre lienzo, 33 x 24 cms.

Vale, sí, muchos pensaréis: – ¿Otro candado? No es lo que parece. No tengo ningún tipo de obsesión con los candados. Simplemente empezaban de nuevo las clases de pintura y no tenía ningún tema para empezar a pintar, hasta que rebuscando por las fotos me encontré una de otro candado que había fotografiado en verano. Me llamaron la atención las cadenas y el color de la puerta, por la forma en que podría hacer paleta con el rojo. Este ha sido el resultado. Otra puerta cerrada por un candado. He vuelto a ir por el camino del estilo realista para pintarlo, intentando reproducir el tema fielmente, aunque siempre intento dotándolo de un toque personal. Si alguien quiere verlo más grande, para apreciar mejor los detalles, puede hacerlo aquí. Es el sexto cuadro al óleo que pinto, y como indica en el pie de foto mide 33 centímetros de largo por 24 de ancho. Ya está barnizado, pero me falta todavía enmarcarlo. Ahora ya estoy empezando con el séptimo (no, no es otro candado), será un paisaje en la playa de La Fragata en el que introduzco figuras humanas en el centro de la composición, un poco más grande  que los dos últimos cuadros en cuanto a dimensiones. Nada más por hoy pero como siempre, espero que os guste verlo tanto como a mí me gustó pintarlo. Un saludo.

 

David

Art is what I need to breathe.

Art is what I need to breathe.

(Arte es lo que necesito para respirar.)

En esta ocasión traigo un pequeño diseño en el que parto de mi propia paleta para pintar al óleo. Sí, ya sé que soy un caos, incluso a la hora de mezclar el color o como bien me tienen dicho, “hacer paleta”. Por suerte, los colores que necesito me van saliendo, unas veces antes que otras, a pesar del caos que formo. Nunca limpio la paleta hasta que acabo el cuadro, y es por ello por lo que se van juntando y uniendo cada vez más colores y tonos diferentes. A pesar de ese caos, muchas veces toda esa combinación de color resulta agradable a la vista. Esta vez me pareció una de ellas y por eso la fotografié. A la foto le apliqué un ligero efecto tilt-shift, efecto que ya he utilizado anteriormente en algún post, y en el centro de ésta, la frase “art is what i need to breathe.” o lo que es lo mismo “arte es lo que necesito para respirar.” haciendo apología del arte en todas sus formas y manifestaciones como instrumento de liberación personal.

Como vengo haciendo desde algunos posts atrás, podéis ver la imagen ampliada en mi cuenta de Photobucket. Para acompañar esta imagen, me gustaría compartir una canción, y su video, que se me ha quedado grabada desde que he visto una de las tres historias contadas en New York Stories, concretamente Life Lessons, dirigida por Martin Scorsese. En ella, un gran Nick Nolte representa a un pintor que pone esta canción mientras está pintando. Recomiendo a todos que vean el corto (Life Lessons) y que escuchen la canción, A Whiter Shade Of Pale, de Procol Harum.

David

Exposición de pintura

Ha pasado un año desde que empecé a ir a clases de dibujo y pintura al Centro Cultural Carvalho Calero. Comencé con dibujo, y aproximadamente dos meses después me pasé al óleo sin conocer absolutamente nada sobre el tema. Me dió tiempo a pintar seis cuadros hasta Junio, unos me gustaron más que otros, pero lo que me ha quedado claro es que pintar es algo que me gusta demasiado como para dejarlo olvidado. Por eso, hoy, tengo el placer de invitaros a la exposición de pintura que realizaré junto a mis compañeros y compañeros de clase, en el Centro Cultural Carvalho Calero. Como bien pone en el anuncio de arriba, mañana, viernes 15 de Octubre abre la exposición, siendo a las 20:00 horas su inauguración, hasta el día 30 del mismo mes. En ella, estarán expuestos dos de los cuadros que hice a lo largo del curso y que supongo que algunos ya habréis visto por aquí. Son el de “El Castillo” y el de “El Candado”.

Desde aquí animo a todo el que se quiera pasar por allí a que lo haga porque no se arrepentirá, no sólo por mí, sino por la cantidad de buenas obras que mis compañeros y compañeras pondrán a disposicón del público. Un saludo, espero poder veros por allí.

David


El Candado Óleo

Empiezo este mes en el blog con un poco de pintura tradicional y es que hace ya una semana que acabé de pintar el quinto cuadro al óleo. Es el que veis arriba, en el que el motivo es un candado. Después de pintar el del Castillo, quería probar a pintar algo diferente a los paisajes que he venido haciendo hasta ahora, así que, revisando fotos que tenía por Flickr, me topé con la del candado. Es una fotografía que hice en el 2007 en cualquier puerta de cualquier calle y que sin duda, al verla, me apeteció llevar a clase para pintar. Después de aproximadamente un mes, pintando sólo los martes y los jueves, este ha sido el resultado final, aunque siempre gana más verlo físicamente. Si alguien quiere apreciar mejor los detalles, puede hacerlo aquí. Tengo que reconocer que, en general, me gusta cómo ha quedado, siendo consciente de los fallos que tiene, que son muchos y que debo seguir corrigiendo. En especial, lo que más me ha gustado ha sido la argolla de la derecha. Ahora que he acabado las clases de pintura hasta Octubre, espero poder seguir pintando en verano a un ritmo mayor y, si me atrevo, con algún retrato. Un candado que aunque cierra puertas espero que sirva para abriros por un instante los ojos.

David


El Castillo Óleo

Cuarto cuadro al óleo que pinto y esta vez ha sido un castillo, una playa, un mar y un cielo. Cuando comencé a ir a clases de dibujo, por allá por Octubre del año pasado, tenía clara la idea de dibujar y dibujar, sin expectativas de pintar con óleo. Pasaron un par de meses y me impresionaba cada vez más la forma en la que la pintura se mezclaba cada día en cada paleta del lugar. Era algo inevitable que acabaría pintando más de lo que dibujo en clase, rodeado de tantos lienzos, trípodes, pinceles y colores. Ahora puedo decir que me he enamorado de la pintura al óleo. Ya me advirtieron que “una vez que empiezas, ya no vas a parar”. En este cuadro cada pincelada ha sido de satisfacción. Lo hice partiendo de una foto que me prestaron y que me gustó desde el primer momento. Me dijeron en clase que era el Castillo de Santa Cruz en Oleiros (A Coruña), pero he estado mirando y tampoco estoy muy seguro. Simplemente lo llamaré “El Castillo” sin importar su verdadero nombre ni su lugar. Como siempre, lo podéis ver más grande haciendo click aquí. Ya tengo ganas de empezar con el siguiente y tal vez atreverme a pintar algún retrato. Nada más por hoy, sólo agradecer todos esos buenos consejos del profesor y los ánimos de mis compañeros de clase para alguien que está empezando a mezclar pintura en su paleta.

David