Estudio del Ego I

Vuelvo a mirarte aún. Y eres el mismo
milagro de ternura y egoísmo,
triste y feliz, eterno y pasajero,
(…)

Extracto de “No sé si espero, amor, ni si te espero…“, de Julia Prilutzky.

Después de otra de esas pausas en el blog os traigo el primer boceto de un proyecto que tengo en mente. Será una serie de trabajos relacionados con el “Ego” ,tanto psicológico y filosófico, como físico, y todo lo que este término conlleva. Un viaje tanto por dentro, como por fuera de mí. No es fácil definirse con una imagen, ni siquiera con palabras, porque no es fácil definirse a uno mismo, pero necesario intentarlo durante toda la vida. Los versos del extracto del poema de Julia Prilutzky que véis arriba creo que me definen en algunos aspectos. Me vuelvo a ver y veo en mí las mismas virtudes y defectos, ya que unas no existirían sin los otros. Cuesta reconocerlo, pero dar ese paso es fundamental para crecer, sobre todo como persona. Intentando abordar los opuestos del ser, del creer ser de una forma y posteriormente darnos cuenta de que estamos haciendo lo contrario en un situación determinada. La autocrítica del ser, el amor propio que a veces me otorgo y el odio que en otras ocasiones merezco. Esa lucha interior entre lo que queremos creer de nosotros mismos y lo que realmente somos. Porque nadie es perfecto, y mucho menos yo.

En referencia al dibujo es, evidentemente, un autorretrato de perfil, realizado a lápiz. En este enlace podéis verlo, si queréis, más grande. Es todo por hoy, iré subiendo más cosas sobre este proyecto a medida que las vaya haciendo, además de otros trabajos que vaya terminando. Os dejo, como viene siendo usual, con una canción que gusta mucho y pertenece a la banda sonora de una película que recomiendo a todo el mundo. La película es “Waltz with Bashir” (“Vals con Bashir”) y la canción “Lay Me Down”, de Pablo Blaqk. Un saludo y hasta la próxima.

David

María Retrato

El alma que puede hablar con los ojos,

también puede besar con la mirada.

Extracto de la Rima XX, Gustavo Adolfo Bécquer.

Últimamente no tengo tanto tiempo para hacer muchas cosas nuevas, primero, por el trabajo, y segundo, porque estaba totalmente centrado en el retrato que veis arriba. Es un retrato para mi novia, María, protagonista de algunos post anteriores. Fue un regalo para su cumpleaños hace un par de semanas, pero pasa lo de siempre, creer que lo has terminado y seguir viendo cosas que puedes mejorar, por eso tardé más de la cuenta. Sé que es imposible que quede perfecto, porque todos sabemos que no existe tal perfección, pero quería esforzarme al máximo por ella, porque se lo merece. Este es el resultado final. Tiene un tamaño algo superior al convencional A3, es de 32,5 x 46 cm. sobre papel de 150 g/m². Está hecho totalmente con lápices de grafito de diferentes durezas. Hacía tiempo que no me ponía con un retrato tan grande, pero hacerlo sigue siendo tan gratificante como antes. Espero poder seguir haciendo retratos de este tamaño, aunque vaya despacio, para seguir practicando.

Como siempre os dejo este enlace para poder ver el retrato más grande y así apreciarlo mejor. Dentro de unos días volveré con algo nuevo, seguro. Mientras tanto le dedico una canción a esa mirada que tantas veces me mirado y que no quiero dejar de mirar.

David

Jean-Paul Sartre ilustración

El hombre está condenado a ser libre, condenado, porque no se ha creado a sí mismo, y libre, porque una vez arrojado al mundo es responsable de todo lo que hace.

“El existencialismo es un humanismo”, Jean-Paul Sartre

Uno de esos dibujos que hago antes de acostarme, en la cocina, para mantenerme activo. Esta vez le tocó a Jean-Paul Sartre, uno de los filósofos que más admiro y que más me ha hecho pensar. Supongo que este mundo no sería lo mismo sin gente que lo pensará ni tratara de buscar respuestas a nuestra caprichosa existencia. Y aunque no encontremos las respuestas que buscamos, tal vez nos encontremos un poco a nosotros mismos en esa incansable búsqueda. El dibujo está hecho tomando como referencia la portada de un libro que tengo de Sartre llamado “La Náusea”, el cual os recomiendo que leáis si os interesa el tema del existencialismo, en la que su cara aparece partida en dos. Yo elegí el lado derecho porque era más grande y me daba para dibujar más. La tipografía que se ve está puesta digitalmente con el Photoshop y en ella pone “JEANPAULSARTRE“. Podéis ver la ilustración, más grande, aquí. Por hoy nada más, a ver si mañana me da tiempo a subir alguno de los trabajos que tengo a medias. Un saludo.

David

Retrato de mi madre óleo

Después de una pausa de varios días, hoy subo otro trabajo que tenía acabado. Es un retrato a óleo sobre lienzo de mi madre, de 33×24 centímetros. Hacía ya más de año y medio que no pintaba con óleo, desde aquel candado sobre fondo rojo, y jamás había pintado un retrato ya que lo que subí de mi padre es posterior a este. Después de hacerlo, bajo mi mirada, le veo fallos bastante evidentes, pero me daré un respiro por hacer tanto tiempo desde la última vez. He intentado igualar el color para que se pareciera todo lo posible a cómo está el cuadro, pero siempre es mejor verlo físicamente. Sobre el cuadro, elegí a mi madre, se lo merecía, tantos años aguantándome y apoyándome en todo, sobre todo en esto. La foto que escogí no era una foto en la que saliera sonriendo, ni triste. Realmente no sé por qué la escogí, supongo que de alguna forma siempre me gusto su expresión en ella. El inconveniente de la foto era el “flash”, que siempre varía el tono de la piel, dándole un tono antinatural, pero aún así me decidí a pintarla. Podéis ver la imagen ampliada en este enlace, donde se aprecia mejor la textura del lienzo y de la pintura. Ahora toca seguir practicando y practicando con óleo, ya que junto al dibujo a lápiz, es la técnica que más me gusta, pero esto, como muchas otras cosas, a veces se me sigue olvidando.

Sigo haciendo cosas, bastantes a decir verdad, que a medida que vaya acabando las iré subiendo, así que por hoy me despido con una canción que muchos conoceréis y que yo en particular tengo entre mis favoritas. Me recuerda a esa gente que pase lo que pase, sigue ahí, que nunca se levantaría y se alejaría de mi, gente, de la que siempre tendría un poco de ayuda. Woodstock del 69′, Joe Cocker, y ese increíble cover de “With a little help from my friends”.

David

Boceto de mi padre óleo

Casi sin haber pasado un día después del último post, vuelvo a subir otra cosa. En esta ocasión traigo un boceto rápido de un retrato de mi padre. Está hecho en el Moleskine sketchbook a óleo, y me habrá llevado unos cuarenta minutos aproximadamente. Hacía mucho tiempo que no pintaba nada a óleo, por lo menos un año y medio, y nunca había hecho un retrato. Este es el segundo que hago, el primero ha sido de mi madre en un lienzo y lo subiré en los próximos días, ya que aún tiene que secar por completo la pintura. Lo importante es que por fin he superado ese “miedo” que tenía a la hora de ponerme a pintar con óleo y he vuelto a reafirmar que, además del grafito, es la técnica que más me llena. No me quería centrar en detalles, ni hacer una copia exacta de lo que estaba pintando, de hecho esto último no quiero hacerlo en ningún trabajo, si no hacer un estudio general, jugar con diferentes tonos de la piel y sobre todo con colores fríos y cálidos. Si queréis ver la imagen más grande, como siempre, podéis aquí. Por el respeto que le tengo, lo mucho que lo quiero y por todo lo que me ha enseñado y me queda por aprender de él, hoy va por ti.

David

Mario Benedetti retrato

No sé tu nombre, sólo sé la mirada con que me lo dices.

Mario Benedetti

He estado tres días en Coruña, sin internet, y se ha notado. Vengo para casa cargado de trabajos, en particular, un lienzo y un boceto a óleo, un retrato a grafito y otro boceto al natural. La imagen que abre el post de hoy es ese retrato a grafito del que hablaba. Es el retrato de un gran poeta y escritor uruguayo llamado Mario Benedetti. Necesitaba hacerlo, ya que siempre me cautivó e inspiró su poesía y lo sigue haciendo, cada vez que la vuelvo a leer. Lo que conocemos de él, como él dice, es tan poco, es lo que vemos desde afuera, y yo veo sinceridad, algo que hoy se echa mucho de menos. Sobra esa falta de tacto en un lugar dónde nadie conoce a nadie realmente. Quería intentar reflejar esa mirada humilde y esa expresión de haber vivido lo suficiente. Está hecho a lápiz, concretamente he usado HB, 2B y 4B, aunque este último muy poco. Si queréis verlo más grande, podéis hacerlo en este enlace.

Espero ir subiendo durante esta semana más trabajos. Hoy, como siempre, pero mejor que nunca, os dejo con el poema “Es tan poco”, y con el video del mismo poema recitado con su propia voz, algo que realmente merece la pena leer y escuchar una y otra vez.

Es tan poco

Lo que conoces
es tan poco
lo que conoces
de mí
lo que conoces
son mis nubes
son mis silencios
son mis gestos
lo que conoces
de mí
lo que conoces
es la tristeza
de mi casa vista de afuera
son los postigos de mi tristeza
el llamador de mi tristeza.

Pero no sabes
nada
a lo sumo
piensas a veces
que es tan poco
lo que conozco
lo que conozco
de ti
lo que conozco
o sea tus nubes*
o tus silencios
o tus gestos
lo que conozco
es la tristeza
de tu casa vista de afuera
son los postigos de tu tristeza
el llamador de tu tristeza.
Pero no llamas.
Pero no llamo.

Mario Benedetti

David

Marilyn Monroe retrato

Hollywood is a place where they’ll pay you a thousand dollars for a kiss and fifty cents for your soul.

(Hollywood es un lugar donde te pagarán mil dólares por un beso y cincuenta centavos por tu alma.)


Marilyn Monroe

Hacía tiempo que no me paraba a hacer un retrato, dedicándole algo más de tiempo que a los apuntes habituales que suelo hacer. Ayer de noche tenía ganas de hacer uno y me acordé de Marilyn Monroe, en parte porque he acabado de ver recientemente la serie-musical “Smash”, en la que el argumento gira en torno a un musical basado en su vida, serie que tal vez no atraiga mucho a primera vista por ser un musical, pero desde aquí os la recomiendo. No quería hacer el típico retrato de la “Marilyn producto” si no que quería retratar más a la “persona” que había detrás de ese producto, por eso busqué una foto sencilla, espontánea, sin ningún tipo de pose o preparación. Supongo que todos conoceréis su historia, igual a la de muchos otros, a los que el precio de la fama les pasó factura. Este es mi pequeño homenaje para ella, porque valoro más el factor humano que la caracterizó que el producto en que la convirtieron. El retrato está hecho en un cuaderno Canson de tapa dura y me ha llevado unas tres horas y media hacerlo. Una vez acabado lo escaneé e intenté igualar el color en el Photoshop para que se pareciara todo lo posible a cómo quedó en el papel, pero siempre hay diferencias. Podéis ver el retrato un poco más grande en este enlace. Espero que os guste, ahora, os dejo una otra canción que sale en la serie y resume bastante bien la vida de Marilyn y su recuerdo, interpretada por Katherine McPhee, protagonista de Smash… “Don’t forget me”.

David