Hope

Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano.

Martin Luther King

No es fácil tener esperanza hoy en día. Todos sabemos el por qué. Tal vez no sólo no sea fácil ahora, tal vez nunca lo fue. A mí hay veces que se me olvida esa esperanza, pero es entonces cuando miro a los míos, sobre todo a los más pequeños, y me la recuerdan. Porque aunque parezca que está escondida, ellos siempre la acaban encontrando. En una sonrisa, en una mirada de inocencia o en un futuro lleno de posibilidades. A veces también pienso en lo mucho que me queda por aprender de ellos y lo mucho que necesito olvidar de mí.

Mirando en la carpeta de fotografías vi una de mi sobrino jugando en la arena de la playa. Al verla me recordó lo pesimista que soy a veces, la esperanza que en ocasiones no tengo y me inspiró para hacer algo. Utilizando esa foto de mi sobrino como modelo, lo pinté con acuarela y escribí “hope”, esperanza en inglés. Quizá él sólo pasaba por allí y vio una parte de ella, por eso se agachó para desenterrarla inocentemente sin saber que esa esperanza nunca había estado enterrada.

Está pintado en un Moleskine Watercolor A4, y aunque aquí la imagen se ve algo pequeña, podéis ampliarla haciendo click aquí. Lamentablemente, tampoco se puede llegar a ampliar todo lo que me gustaría para poder ver la textura del agua y del color en el papel. Mientras desentierro mi esperanza, os dejo con una versión de “Stand” de Donnie McClurkin cantanda en la serie-musical “Smash” que seguro que me ayuda a hacerlo.

David

Anuncios

Paisaje edificio Gallo acuarela

Pensaréis que qué hago subiendo una imagen de un edificio de Gallo, sí, “el mismo gallo que el de las pastas”, que ni siquiera sé si todavía está en funcionamiento, aunque a veces veo alguna furgoneta y la puerta roja de la izquierda abierta. Este edificio está muy cerca de mi casa, muchos lo conoceréis, y desde pequeño, no sé el por qué, siempre me llamó mucho la atención. Últimamente estoy dibujando muchos paisajes al natural, es decir, sin fotografía, y al mismo tiempo estoy practicando la técnica de la acuarela. El caso es que allí me fui, me senté en la acera y me puse a hacer el dibujo preeliminar que me sirviera como referencia para posteriormente pintarlo con acuarela. Sigo diciendo que la técnica de la acuarela es complicada, pero es tan complicada como apasionante. Este ha sido el resultado final, y aunque soy consciente de los errores que tiene, creo que podría haber salido peor de lo que está. Está hecho en un Moleskine Watercolor A4, apaisado, por lo que la longitud del mismo sería equivalente a un A3. Lástima que la imagen tenga que ser tan pequeña, ya que si no los márgenes del blog la harían más cuadrada y no se asemejaría a cómo es realmente, de todas formas podéis verla un poco más grande aquí.

Tengo otra acuarela terminada y varios paisajes, a lápiz, uno, y otro al que probablemente le meteré el color digitalmente. Espero que os haya gustado este. Un saludo.

David